domingo, 5 de diciembre de 2010

Enrique Rojas, el hábito de la impunidad fascista y franquista



¡Estamos de acuerdo! Enrique Rojas nunca se ha presentado como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", como bien dice en su declaración en el Colegio de Médicos de Madrid...

"...sobre la utilización del cargo de catedrático de psiquiatría de la universidad Complutense, procedo a realizar las siguientes observaciones: l.- En ninguno de mis libros aparece tal denominación...".

¡¡Cierto, cierto y cierto!!. Tan cierto como que el pulpo es el mejor animal de compañía.


En España, la tradición de la NO investigación a ciertos grupos profesionales y familias privilegiadas, ha dado lugar al mal hábito de la impunidad y el consiguiente desarrollo de delitos impensables y escabrosos.

Los hechos del siguiente enlace (de bata blanca y sotana negra), suceden entre finales de los 60 y principio de los 80 (sin dictadura y con Constitución en la que todos somos iguales ante la ley, por consiguiente, todos tenemos derecho a ser oídos y a todos se nos debería investigar por igual en caso de denuncia fundamentada).


Sería interesantísimo conocer cómo se oyó a las familias de los bebés que desaparecieron y cómo se investigó a los médicos y/o responsables de las clínicas u hospitales que los hacían desaparecer.

Hablan ahora de 300 mil personas afectadas. Está claro que no se violan derechos sólo en casos aislados y que es imposible que una sola persona viole los derechos de tantos.
Forzosamente deben existir cómplices con poder para detener o tergiversar la correspondiente investigación policial y/o judicial y, casualmente, el cuerpo judicial nunca se entera,
http://www.rtve.es/mediateca/videos/20101205/investigan-deaparicion-bebes-diferentes-clinicas/953538.shtml

Con otro caso muy claro nació "Que volen aquesta gent?" Se compuso en memoria de Enrique Ruano, un estudiante que en 1969 fue detenido, se lanzó desde un 7º piso y el agujero que tenía en un hueso, se debía a un clavo que encontró en el descenso.



En 1994 (25 años después), al exhumar el cadáver, faltaba el trozo de hueso con el agujero porque había sido serrado y sí, en 1996, se reconoció que no hubo clavo sino bala.

Salieron a la luz testimonios de espanto (como que Manuel Fraga dirigió la información que aparecía en ABC hacia el suicidio, al menos eso dice lo que está publicado), pero nadie resultó condenado.

Dos preguntas me surgen:

1) ¿Manuel Fraga, nuestro caballero español católico, apostólico y papista por excelencia, ha pedido perdón a los padres, a la novia y a la familia de Enrique Ruano por la vil manipulación de la información?
¿O piensa D. Manuel Fraga - uno de los padres de la Constitución -, que la dignidad, la restitución de la imagen, la reparación del daño causado... en definitiva "la justicia" y el derecho a esclarecer la verdad, es algo exclusivo para él y su grupo de allegados y amigos?.

2) ¿Era necesario que los padres de Enrique Ruano tuvieran que luchar tantos años en democracia para que se reconociese que fue un asesinato? (padres, de un hijo que en el 96, hubiera tenido 48 años, por lo tanto, no serían muy jóvenes ni tendrían muchas energías, salud y tiempo para disfrutar el mezquino reconocimiento sin culpables que les dimos).


Por si no ha quedado claro, volvemos a repetirlo, Enrique Rojas, como bien dice, y la organización colegial, el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, para vergüenza de nuestra Comunidad Autónoma ¡tienen razón!.


"2.- En ningún escrito mío aparece mí nombre seguido de Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense".




Valeeeeee ...

Qué sí Rojas. De acuerdooooo ... seguiremos pensando en base a la evidencia por mucho que encubra el Colegio de Médicos de Madrid, los amiguetes que tenga Enrique Rojas en el Consejo de Médicos y las amistades políticas que sin pudor, presentan al público sus libros (aunque éstas, puedan volver a ser ministros y ministras pasado mañana).

Exactamente igual que los fascistas de la dictadura franquista, Enrique Rojas & cómplices, quitan de en medio por pensar diferente a quienes no acceden a sus pretensiones y exactamente igual, hasta ahora, han gozado de impunidad.

Solución: Denunciar, denunciar y denunciar, para evitar que hagan más daño hasta que alguien decida atajar este mal.

Un individuo reincidente que emite documentos falsos a espaldas de sus víctimas, para entregarlos a terceros (en los casos denunciados, a maridos que se apresuran a pedir la administración del patrimonio familiar), en beneficio de la sociedad, no debe estar en el circuito clínico .



7 comentarios:

ana dijo...

muy fuerte ¿no? este tío no es tenga costumbre de ser impune, lo es quien lo permite, sí es reponsable de su poca verguenza.

saludos

Jose Vte. dijo...

Entonces este tio es un farsante, si vende sus libros como catedrático sin serlo.
Hay que ver.

Saludos

Isabel C dijo...

Ana, José Vicente, es que no queda ahí la cosa. Este tío, además, consigue sacas de madrugada cuando expide un certificado médico con invento de enfermedad a espaldas de una víctima a la que ni siquiera ha examinado previamente. Ahí está lo grave de esta historia.

No te llevan a la tapia del cementerio, pero sí al psiquiátrico privado que el "falso catedrático de Psiquiatría de la UCM", Enrique Rojas recomienda.

Es peor que un juicio sumarísimo de la postguerra, ningún juez o fiscal te ve o habla contigo, no media abogado que te defienda o forense que examine y pueda desdecir lo que Enrique Rojas certifica.

Cuando un equipo de Psiquiatría, se muestra disconforme, este sin escrúpulos, emite otro certificado y se vuelve a proceder en el juzgado de al lado.

Debo explicarlo fatal a lo largo del blog y en el perfil pq parece que no se entienda, pero no tengo más capacidad ni energías para hacerlo de otra forma.

Repito,

Enrique Rojas consigue Providencias judiciales (órdenes de juezas), para que se lleven a personas que según 16 profesionales distintos (o más), carecen de enfermedad mental (por lo tanto, síntomas susceptibles de confundir con los de un enfermo mental) al psiquiátrico privado que él recomienda, donde quedarán bajo su control, sin mediar forense o examen por otro profesional independiente y, a espaldas de la víctima que se entera cuando vienen a buscarla para llevársela.

Estoy denunciando pq me escapé (quienes no consiguieran escapar, no pueden hacerlo). Llevo 13 años denunciando. Aun no se ha juzgado a Enrique Rojas pese a que desde el inicio está todo probado por los mismos documentos emitidos por los juzgados.

¿Por qué ocurre esto? en mi opinión, porque pone en duda el Estado de Derecho que nos han venido diciendo que tenemos.

No hay más. El franquismo sigue cuando un sujeto, en este caso, socio del Opus Dei, quiere quitar a alguien de en medio.

Basta con emitir un documento, como el que emitía el juez del juicio sumarísimo de la postguerra, para que te vengan a buscar (el juez de antaño lo emitía partiendo de la denuncia de un falangista o similar y la juez de ahora lo emite partiendo del certificado médico de un "falso catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense", que a su vez, es socio del Opus Dei (Prelatura personal de la Iglesia), esa es la diferencia.

Estoy denunciando porque me escapé dos minutos antes de que viniesen a buscarme de nuevo (48 horas antes ya habían venido a buscarme de madrugada. El Hospital Puerta de Hierro se había posicionado en contra del internamiento, prescrito por Enrique Rojas en un certificado emitido sin haberme examinado.

Me rindo. No sé explicarlo mejor, a no ser que cuelgue en internet los documentos judiciales que, saltándose la legalidad vigente, dan lugar a todo esto.

Jose Vte. dijo...

De verdad Isabel que eso suena a película de terror, que espanto.
¿Algo se debería de hacer, aparte de que tu te arriesgues en la denuncia?
Es increible
Mucho ánimo

Isabel C dijo...

José Vicente, no lo digas. Por favor hacerlo. Crees que miento?
Vete a la Wiki (al final doc. de 3 pags del art. sobre Enrique Rojas y verás qué se sabía en la UCM en 2001 de este sujeto y, pregúntaté desde 2001 a la fecha, la UCM ¿qué ha hecho?).

Puedes comprobar uno a uno los docs del blog y decirme donde miento o contrastarlos a ver si son reales o los he falsificado.

No creas que algunos miembros del Psoe no conocen esto y algunos de IU, también. Pero sólo represento un voto, poca cosa para ocuparse del hecho de que existen sacas de madrugada en un Estado que proclaman de Derecho.

Por favor, al menos colgar en v/blogs el documento que dice que Enrique Rojas no es catedrático de Psiquiatría de la Complutense y cualquiera en los que afirma que lo es,

éste por ejemplo,

http://2.bp.blogspot.com/_TqCDt6CYQU0/TO8Jj275z7I/AAAAAAAAB3U/J22ujEESp5A/s1600/Enrique%2BRojas%2Bel%2Bcatedratico%2Bde%2Bpsiquiatria%2Bcomplutense%2Bque%2Bno%2Bes.jpg
(o cualquier currículo de sus libros)

Mi vida no importa demasiado, pero sí mi lucha para que este sujeto no consiga hacer con ninguna mujer más lo que ha hecho conmigo.

Aunque no le salió bien como pretendía, sigue impune y me despojaron, de lo que pretendían despojarme (una pequeña empresa, aunque eso no me importa, me importa el atropello a los derechos fundamentales). Me importa que haga llevar a menores a su consulta a espaldas de sus madres para hacerles creer que tienen una madre enferma mental. Me importa tanta perversidad, premeditación y alevosía impune.

Con cuántas mujeres ha hecho lo mismo? No se ha investigado.

¿Cuántos yacen en las cunetas?. No se sabrá hasta que no se investigue máas y el tiempo transcurrido, hará que sea imposible que aparezcan todos los que están. Aquí pasa lo mismo.

Cuántos están en el rincón de un psiquiátrico privado, babeando? /y por supuesto incapacitados).

Cuántos se suicidaron lanzándose por un ventanal o murieron de un paro cardíaco?.

Mi investigación, mis descubrimientos y modestia aparte, mi valentía en pregonarlo, por favor que no se pierda. Me puede pasar cualquier cosa en cualquier momento. Lo sé pq por denunciar, se organizó un 3er intento de internamiento (intento que a la hora de juzgar a Enrique Rojas, ha desaparecido, el juzgado donde se llevó a cabo dice que se ha perdido, según mi abogado Enrique Rojas ya había anticipado que dudaba que este 3er intento de internamiento, se hubiese llevado a cabo ¿qué te parece?; afortunadamente, pruebas existen de que se llevó a cabo). Pero tanto derroche de pruebas, no es normal. Como no es normal escaparse ni aguantar 13 años luchando (esto no es un mérito, es una circunstancia que se da y considero que tengo la obligación de aprovecharla pq si los más afortunados no hubiesen hecho nada por sus semejantes, estaríamos todavía en el feudalismo radical).

Normalmente otros casos, ocurrirán con menos jaleo. La víctima no se escapa y se la llevan ¿para qué?. Responde tú ¿para qué? se interna a una persona a la que no se ha examinado previamente por la espalda.

Responde por quué y para qué un médico firma tal atropello y un juzgado lo secunda (en mi caso han sido 3 juzgados difrentes, nºs. 1, 2 y 3 de Mjadahonda (Madrid), uno al lado del otro, en un único edificio donde sólo existían 5 juzgados, sobre los dos restantes, también hay que hablar).

Enrique Rojas es reincidente con impunidad judicial ¿Por qué?.

Aunque sólo "la saca" de madrugada se hubiese producido sobre mí, es suficiente como para poner en duda el Estado de Derecho (recuerda, que soy la 1ª que lo pregona, quizás la 1ª que consiguió escapar o decidió pregonarlo en un intento de evitar que sucediese a nadie más).

Por favor difundir los documentos y el método utilizado. Que no ocurra a nadie más es mi objetivo.

Isabel C dijo...

El documento que he propuesto difundir done Enrique Rojas dice ser (en 1ª persona), q es "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", parece que no se llega bien con el enlace que en dejado. Está en la entrada anterior a ésta, sombreado en amarillo en el apartado "Autorretrato" de las "diez de últimas" (propongo ese doc., pq en los demás este sinvergüenza, h legado que que la prensa lo confunde... se equivocan... Aquí lo dice él en 1ª persona y aunque en los otros casos, es Enrique Rojas quien ha venido dando su cualificación a la prensa - tontos del todo no somos -, en este caso, no tiene excusa.

Isabel C dijo...

Errata, "ha llegado a decir" que la prensa lo confunde.

Es mentira, la prensa dice lo que Enrique Rojas afirma en el currículo de sus libros, en las empresas donde publicita su currículo como conferenciante, en los anuncios de venta de sus libros y en lo que aparece en su pag web.

Si cambia algo (ya ha cambiado mucho), los docs. están en este blog y en,

http://librosenriquerojas.blogspot.com/

Repito, un sujeto miembro del Opusa Dei, que desde 1984, se identifica con un cargo que no ha tenido ni tiene y consigue que se lleven a cabo "sacas de madrugada", consiguiendo Providencias judiciales de espanto pese a las leyes vigentes ¿cómo?, nadie lo ha investigado.

El Estado de Derecho salta por los aires cuando un marido y un impostor de cátedra, consiguen que se lleven a una mujer a un psiquiátrico privado sin ser examinada por ningún profesional, cuando hacía 48 horas había sido examinada por el Hospital Puerta de Hierro, que se había pronunciado en contra y había emitido el correspondiente informe clínico para el juzgado que lo solicitaba (pero al juzgado que solicita, le trae al fresco lo que diga el Hospital al que solicita, sino dice lo que este juzgado quiere que diga). .

El Colegio de Médicos de Madrid, conociendo estos hechos, encubre al susodicho Enrique Rojas.

No, no me ha dado un ataque de locura para publicar esto, sino que acabo de ser plenamente consciente al 100% de cómo se llevan a cabo los intentos por peivarme de libertad para poder quitarme de en medio y del peligro que corro por atreverme a insistir en mi lucha y pregonar lo que se da y cómo se procede.

En este país, España, siempre existieron "intocables" a costa de otros.

No, a mi costa será desde ahora uno de mis principios.

Por certificados médicos falsos emitidos por Enrique Rojas Montes, el falso "catedrático de Psaiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" (que se identifica como tal desde 1984, tiempo suficiente para que alguna autoridad hubiese derrumbado esta farsa), se consiguen sacas de madrugada con complicidad.