jueves, 21 de octubre de 2010

Auto judicial ejemplar (cosas de familia)



Fuente: El País
Dejamos hoy aquí un Auto que por sincero, más que por valiente nos parece ejemplar.

"..."dos clases de justicia: la de los jornaleros del Plan de Empleo Rural (PER), la represión fácil e incluso alevosa del pequeño ratero, y la de quien tiene nombre y apellidos".


Continúa el art.: "El resumen final del auto no puede ser más preciso al referir qué pasó: "Unos ciudadanos de clase media trabajadora adquieren una vivienda de protección oficial. La promotora, con la connivencia de la administración autonómica, la local y la pasividad de la institucional, los estafa presuntamente. Se les impone un notario que pagan, a quien nunca ven, fuera de la escritura de apoderamiento, y sigue el presunto engaño sobre la base de los documentos notariales" (1).

Podéis verlo aquí,
http://www.elpais.com/articulo/espana/GRANADA/GRANADA_/MUNICIPIO/juez/Granada/sugiere/auto/existen/clases/justicia/elpepiesp/19980124elpepinac_22/Tes

(1) Que toda una ristra de gente ilustrada engañe y estafe a la clase trabajadora, sin duda, también es ejemplar. Sin embargo, que no se traduzca en justicia ejemplar, es un gran fallo de nuestro sistema.

A D. Luis Rojas Montes, notario de Granada, ya fallecido, si puede, descanse en paz (morirse significa imposibilidad de pagar por lo que no se pagó, no exculpa ni soluciona lo que se hizo mal), hermano del "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", desde 1984, que resulta que no lo ha sido ni es (cosas de familia, serán), lo traemos a colación, porque tras requerir en numerosas ocasiones a Enrique Rojas informe clínico donde sustentase los certificados médicos prescribiendo internamiento psiquiátrico que había emitido en siete u 8 líneas con letra extendida, donde además de no decir nada de interés clínico, el falso catedrático Complutense, se contradecía, no contestó, al cabo de los años alegó, que su hermano Luis "notario de Granada" (Enrique no pierde ocasión para poner de manifiesto distintivo social), le había dicho que no era necesario responder a los requerimientos.

Uno por el otro, esta family privilegiada considera que se puede internar en un psiquiátrico privado a cualquiera sin dar explicaciones de tal gesto como seguir adelante con engaño en documentos notariales y continuar caminando hacia adelante al más puro estilo franquista.


Robert Hanssen, otro sin escrúpulos del Opus Dei que por dinero, hacía lo que le venía en gana hasta que lo cogieron,
http://www.megaupload.com/?s=seriesyonkis&d=WX5ND7QG&confirmed=1

sábado, 16 de octubre de 2010

Enrique Rojas Montes Documentos básicos

Este post está vacío porque el blog está muy lleno e intentando ahorrar espacio, se nos ha borrado. Lo reharemos cuando sea posible, aunque lo importante de Enrique Rojas no son los documentos, sino la perversidad y psicopatía con las que actúa, el maquiavelismo de su método y el tráfico de influencias que le rodea, nefasto para el Estado de Derecho. Dejamos una de las declaraciones de Enrique Rojas ante el Colegio de Médicos de Madrid, que este "Ilustre" Colegio, dio por válida. El lector puede comprobar fácilmente la veracidad o falsedad de la declaración de Enrique Rojas por los documentos del blog y valorar hasta donde es posible el tráfico de influencias y la negación de la verdad en España. Con la denuncia al "Ilustre" Colegio, se aportaron muchas más pruebas que las que hay en el blog. Se denunciaba que Enrique Rojas se identificaba como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" y no era cierto.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Enrique Rojas de lo que dice y aparenta a lo que es...


En la entrada anterior dijimos que en ésta, hablaríamos de los peculiares conceptos de "hermandad" y "obediencia" de los militantes del Opus Dei, colaboradores, simpatizantes... y sus consecuencias para los ajenos a la obra de Escrivá, pero vamos a dejarlo para otro día, porque debido a una emergencia, quiero reunir en poco espacio todos los documentos que configuran el perfil de Enrique Rojas.

(47" Cope.es) El vídeo es el inicio de una entrevista que Rojas lleva tiempo publicitando (por la corbata se sabe de donde viene). El número de mentiras que puede decir una presentadora en 47", por Rojas, nos parece que bate records.


Es una pena que a este trozo de vídeo no le hayan añadido los documentos que ponen de manifiesto que la presentadora miente (desconocemos si todas las mentiras provienen de la ficha que de Rojas ya tenían en la Cope o éste, les ha pasado el currículo antes de la entrevista).



Enrique Rojas promocionando Tampax
como "catedrático U. Complutense"
(el pie de foto viene en la publicación)

Como continuación al vídeo hay que decir,

1) Respecto al cargo de catedrático de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid,DAN CUENTA la documentación de la entrada anterior y el enlace de abajo,

http://www.slideshare.net/gueste425f0/psiquiatra-oficial-presentation?src=related_normal&rel=1910876


Aclaramos, que el Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas del que Rojas hace gala de ser director, no es un pedazo de organismo o Institución, sino una sociedad mercantil, 100% Rojas & Family.

La entrevista es de principios 09. En "Amigos, adiós a la soledad", Rojas aparece como "catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica".


La autoadjudicación de la cátedra de "Psicología Médica", es un invento relativamente nuevo (Rojas lleva menos de una década con esta cátedra - que tampoco tiene -, frente a los 26 años que lleva con la de Psiquiatría).

2)Respecto a los primeros puestos de las listas de ventas, cierto, Rojas ha vendido mucho (o eso dice), pero... ¿cómo los vende? Y, ¿cuánta cobertura le prestan "los medios afines" en el lanzamiento, mintiendo por este impostor?. El vídeo es un ejemplo.


Enrique Rojas voceando, "Soy...
catedrático de Psiquiatría de la
Universidad Complutense de Madrid..."


Para vender, Rojas, siempre se publicita como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" (cátedra que existe)














3) Respecto a "¿Quién eres?" y otras muchos títulos puestos en el mercado con "cátedra de Psiquiatría en la Facultad de Psicología de la U. Complutense (esta facultad, fue el destino del 1er. éxodo de cátedra llevado a cabo por Enrique Rojas tras tener conocimiento de la primera denuncia, explicado en posts sept. 2010)


















4) Respecto a "Adiós depresión" y otros éxodos de cátedra (explicados en posts sept. 2010),
suele hacer doblete adjudicándose dos.



......5) En la entrada anterior, hemos dicho que el "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid conociendo la realidad de Enrique Rojas, la consiente y la niega. La UCM, no ha sido más efectiva que el "Ilustre Colegio" con Rojas, aunque también conozca desde hace muchísimo tiempo.

El doc. de 3 págs. publicado en Wikipedia (al final del art.), prueba que en 2001, la UCM, ya conocía. Evidentemente este "conocimiento" se ha adquirido con anterioridad a 2001y se ha contrastado suficientemente, de otro modo, un médico no se dirige nunca a otro médico por escrito, en ese tono.


http://es.wikipedia.org/wiki/Enrique_Rojas

Dejamos enlaces al doc. en tamaño lectura,

Pág. 1) http://picasaweb.google.es/lh/photo/LiE3CEIAEroRhWx-BIvgsQ?feat=directlink

Pág. 2) http://picasaweb.google.es/lh/photo/Y5fKIPFvq2FMOEEQ3Vvm7w?feat=directlink

Pág. 3) http://picasaweb.google.es/lh/photo/zmCo3DcefP3FyZFVGcOCuw?feat=directlink

Para todas las portadas de esta
columna, el mismo currículo. Cátedra
Psiquiatría en Facultad Psicología

..........................Nota a la pág.2, punto 2:

De nuestra información, se desprende, que Enrique Rojas NO estuvo "un breve periodo adscrito" a la Facultad de Medicina del campus de Badajoz. Creemos que el error del Prof. Calcedo proviene del engaño de Rojas, ya que el doc. indica que le dijo que se iba a Badajoz a ocupar la cátedra tras su nombramiento.
Rojas se presentó en Badajoz el 9.4.84 (día en el que se hacía firme su nombramiento, BOE 21 Febr. 84), solicitó excedencia alegando incompatibilidad con la Universidad Complutense de Madrid, donde ocupaba puesto de profesor - como bien dice el Prof. Calcedo -, firmó y se fue sin dar ni una sola clase (existe un Acta en el Dpto. de Personal que relata la presencia de D. Enrique Rojas Montes en Badajoz y casi textuamente dice que "llegó, firmó y se fue).




Rojas, no volvió a aparecer por el Dpto. de Psiquiatría de la UCM, como indica el Prof. Calcedo y como Enrique Rojas alega y reconoce en su contestación del 22 de Julio 2008, al Colegio de Médicos de Madrid (punto 4, "Yo fui catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica en la Facultad de Medicina de la universidad de Badajoz, en donde estuve un año (1984)..., pero yo nunca he vuelto como profesor titular al Departamento de Psiquiatría de la Universidad Complutense" (1).

Por lo que la excedencia solicitada por Enrique Rojas en Badajoz, fue solicitada con falsedad y
concedida para seguir ocupando el puesto de profesor Titular en la UCM - cosa que no hizo -,
¿es válida?.
El sentido común dice que NO y si el sentido común acompaña, la identificación como "catedrático de Psiquiatría", tampoco parece que sea correcta, si hubiese perdido el derecho adquirido en la oposición a la que se presentó, por mentir, que sería lo lógico.

La intencionalidad en el fraude de Rojas, queda también patente porque al marcharse de la UCM, según comunícó al Prof. Calcedo "para irse de catedrático a Badajoz", no se dio de baja en el Dpto. de Personal y siguió cobrando de la UCM - es decir de todos nosotros - hasta el 1 Oct. del 84 (séis meses más), fecha en la que solicitó excedencia "para dedicarse a la actividad privada", según consta en la UCM.




Otro dato que indica que Enrique Rojas no estuvo ni un sólo día en Badajoz es el hecho de que nunca estuvo colegiado en el Colegio de Médicos de Badajoz (escanearemos el doc.), ya que todas las facultades de Medicina, tienen adscrito al menos, un Hospital Universitario que es en realidad donde se ejerce la docencia de las asignaturas de clínica.

Si Enrique Rojas hubiese estado un año en Badajoz o hubiese tenido alguna vez la intención de quedarse por algún tiempo ocupando la cátedra, aunque fuese por periodo inferior a un año, se hubiese colegiado en Badajoz, ya que sin estar colegiado, no podía hacerse cargo de la cátedra de Psiquiatría.



A Enrique Rojas no le interesaba en absoluto la docencia en sí en la cátedra en Badajoz, sino la excusa para el desarrollo de lo que ya tenía previsto, identificarse como "catedrático de Psiquiatría de la UCM", como hizo a partir del año 84.

La vida laboral de Enrique Rojas, a la que sólo tiene acceso él o un juzgado - si el juez lo solicita -, demostraría que transcurre en la UCM desde el año 78 hasta el 1.10.84, ininterrumpidamente. Podríamos ver también como no ha ocupado jamás, una cátedra universitaria y que nunca estuvo dado de alta en Badajoz.

Este es el reportaje de El Mundo Magazine, del que se queja el Prof. Calcedo (casi al final,
<<...Tampoco le resultó fácil conseguir la cátedra de Psiquiatría en la Universidad Complutense. “El mundo universitario es muy complicado, hay muchas camarillas. Me lo pusieron muy difícil, pero no guardo rencor a nadie. Después de mucho tiempo de excedencia regresé hace tres años a mis clases. Me mantienen joven, es un balón de oxígeno”...>>



http://www.elmundo.es/magazine/2001/111/1005305588.html
Aunque está dicho en el blog, repetimos, que Rojas, lejos de rectificar como le solicitaba el Prof. Calcedo, colgó en su web este reportaje como biografía, con la que se presenta al mundo por internet.

Hace 8 años y es asombroso que pese a su difusión en el Magazine en su día y después en elmundo.es, nadie se haya molestado en conocer por qué, cómo y dónde están "las luchas" de Enrique Rojas - en las que este departamento de la Universidad Complutense de Madrid no quiere mezclarse - y sus consecuencias.


(1)Punto 4.- "...pero yo nunca he vuelto como profesor titular al Departamento de Psiquiatría de la Universidad Complutense".

Supongo que para los demás no es fácil captar el significado de estos detalles en el conjunto de la gran mentira que es Enrique Rojas ( a saber también si consigo explicarlo meridianamente bien).

La hipocresía y cinismo, que desgraciadamente conozco, no dejan de sorprenderme, aunque ya ha mentido tanto... que creo que no le queda margen para inventar nada nuevo (probablemente me equivoco, Rojas reinventa sobre lo inventado, sin inmutarse).

Me preocupa, porque todavía termina liando a muchos con cosas sencillas. Por ejemplo, llamando informe, reiteradamente con seguridad, a un certificado médico, certificado médico a una nota... como si todo fuera lo mismo y siempre cuando le interesa, en la dirección que le interesa.

Su estrategia consiste en confundir y restar seguridad al interlocutor, ya que en cuanto el interlocutor no consigue seguirlo - y es imposible seguirlo porque no relata, inventa - centra la atención en él, quedando a expensas de su labia y la aparente seguridad que muestra en sus afirmaciones.

Un estafador que lleva al menos, más de 1/4 de siglo, engañando y manipulando, que a su vez conoce - por la información que recibe en su consulta -, muchas interpreetaciones de un mismo hecho, que difieren sustancialmente cuando se introduce una nueva variable, tiene siempre mucha ventaja, cuando no se le conoce.


A la izqda., curriculo con la única versión de cátedra de Psiquiatría que existe, de las utilizadas por Enrique Rojas, que es la que suele utilizar para aparecer en los medios.

........................................................................... Rojas en Temas de Hoy en 2008

A partir de las denuncias (1999), es cuando el Sr. Rojas Montes empieza con las ubicaciones de su falsa cátedra en la Complutense, en el currículo de sus libros (y sólo en éstos y, con cierta alternancia), primero en la Facultad de Psicología, donde no existe cátedra de Psiquiatría y tras una nueva denuncia, comienza con las mudanzas de cátedra, facultad e incluso "Campus" relacionados con empresas del Opus Dei (puesto que éstas le permiten), hacia facultades que no existen pero que el ciudadano de a pie desconoce, en el empecinamiento de continuar siendo conocido como "catedrático de Psiquiatría de la U. Complutense" para seguir llenando también su consulta con los lectores de los libros de autoayuda que pone en el mercado.

Insistimos que estos cambios - a cátedras que no existen -, sólo los realiza en el currículo de las publicaciones (nuevas o reeditadas) que se van poniendo a la venta al ser imposible negar su responsabilidad, aunque aun así, Rojas tiene cara dura para negar lo eminente, sobre todo donde sabe que le admitirán pulpo como animal de compañía (punto 1 de su declaración en el Colegio de Médicos de Madrid, doc. izqda, más arriba), por ejemplo. Ya que a pesar que a "los Ilustres" del Colegio de Médicos de Madrid, junto con la denuncia, se les habían aportado todas las portadas, datos editoriales y currículos de todos los libros de Rojas que estaban a la venta en ese momento y podían contrastar fácilmente en la Biblioteca Nacional (sólo tardan 3 días en traer los libros de Rojas del depósito, lógicamente físicamente no están en la Biblioteca).

Enrique Rojas en TeleMadrid (TV pública), Febrero 09
Mientras que en los catálogos de autores, publicidad y medios de comunicación, pese a las denuncias, Enrique Rojas ha continuado apareciendo como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" (dice que no es él, que son "los otros", quienes lo confunden y "él rectifica"; en el vídeo, podemos observar como rectifica a Lourdes Mate).

El afán de seguir siendo considerado "una eminencia", "un prestigioso" de la Psiquiatría, el dinero que este prestigio, aunque obtenido con engaño, proporciona y la seguridad en su impunidad - desconocemos qué pesa más -, hacen que Enrique Rojas siga engañando a la sociedad en general y riéndose de quienes se han preocupado en denunciar, en particular.

Recordatorio..........................................





...................................PRÓXIMO POST RECUENTO DE DOCS.

sábado, 9 de octubre de 2010

Enrique Rojas y sus acreditaciones


Resolución del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM)
Las entradas del mes de Septiembre son un resumen de la evolución de "la falsa cátedra de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid" de Enrique Rojas, durante la etapa en la que ha ido ubicando su "no cátedra" en diferentes facultades - algunas de las cuales ni existen ni han existido jamás -, desde 1999 - fecha en la que se empezó a denunciar -.

El motivo del mamboleo de cátedra/s y las mudanzas de facultades de Enrique Rojas - siempre con su falsa cátedra/s en la UCM -, se deben precisamente, como hemos explicado en las entradas de Sept., a estas denuncias.

A medida que se ha ido denunciando que Enrique Rojas no era catedrático en una facultad, en el siguiente libro que ponía a la venta - que a su vez era presentado al público por un alto cargo del Partido Popular, que se presupone entiendía de estos asuntos -, Rojas, trasladaba su falsa cátedra a otra facultad. Como ninguna autoridad actuaba, ha venido repitiendo la misma jugada durante años. Por algo esto es España, país donde todavía existen individuos que conservan privilegios franquistas. Es decir, son intocables, aunque cometan delitos abominables.

Como muestra, el doc. de 2 págs. del Colegio de Médicos de Madrid, donde archiva una denuncia en la que se denunciaba y probaba, con la documentación presente en este blog y otra, que Enrique Rojas se identificaba como "catedrático de Psiquiatría de la UCM" desde 1984 y no lo era.


Dando un vistazo al blog y concretamente a las entradas de Sept. donde hemos dejado el resumen, podéis valorar el grado de ética y honestidad del "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid, que sale por peteneras diciendo que "el colegiado describe y justifica cumplida y sobradamente las circunstancias en orden a su condición de catedrático de psiquiatría".

Aunque sobre la condición de "catedrático de Psiquiatría" de Enrique Rojas, habría que hablar y actuar en consecuencia, denunciábamos, que se identificaba como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense" y en ese sentido contesta Enrique Rojas al Colegio. Mintiendo - para no variar -, pero contestando sobre el motivo de la denuncia, aunque luego intente confundir buscando salida airosa, ya que conoce de entemano que complicidad y tráfico de influencias se darán y sus nuevas mentiras no se cuestionarán.

En estas entradas "demostrativas de poderío", sólo vamos a dejar los documentos que tumban el carrerón de Enrique Rojas y una escueta muestra de los que prueban que miente, miente y miente, sin escrúpulos ni pudor.

A la derecha, tenemos a Juan José Javaloyes Soto, un Decano de una Facultad de Psicopedagogía que no existe, tan pancho, acreditando a Enrique Rojas ante el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (punto 5 de la declaración de Rojas en el doc. de Resolución del "Ilustre" Colegio, para su vergüenza). Buscad a ver si encontráis una Facultad de Psicopedagogía en algún "Campus Villanueva" e incluso en la UCM.

Y arriba a la izquierda, tenemos uno de los libros de Enrique Rojas, para poder comprobar si es cierto o se parece en algo (ya que también aceptamos pulpo como animal de compañía), a la afirmación rotunda de Rojas en su declaración ante el "Ilustre" Colegio, donde dice,

"... sobre la utilización del cargo de catedrático de psiquiatría de la universidad Complutense, procedo a realizar las siguientes observaciones:

l.- En ninguno de mis libros aparece tal denominación sino la que sigue: "Enrique Rojas, Catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica de la Facultad de Psicopedagogía, Campus Villanueva, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid”.

Comparando la fecha de la Resolución del "Ilustre" Colegio de Médicos (dic.08) con el doc. (fax) de la izqda. (enero 09), podemos ver que este organismo, no sólo está archivando a Enrique Rojas una denuncia probada, sino que también está diciendo que "describe y justifica... su condición de catedrático de Psiquiatría", cuando Rojas les consta en el Colegio como "Licenciado en Medicina" (sea psiquiatra o no, lleva 31 años sin presentar la documentación que lo acredita y el "Ilustre", con las denuncias que le han caído a Enrique Rojas, lo consiente.

2.- "En ningún escrito mío aparece mí nombre seguido de Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense".
Un ejemplo (prólogo a Santiago Riopérez y Milá, que compensó a Rojas, convenientemente, otro día explicaremos cómo),

http://1.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/StS3ezTzSFI/AAAAAAAAAVw/7sCNL1cpl-g/s1600-h/Enrique+Rojas+pr%C3%B3logo+a+Santiago+Riop%C3%A9rez+y+Mil%C3%A1.jpg

3.- "En ocasiones en la prensa escrita...errores que yo he intentado corregir mandando una nota..."


Ahora resulta que son quienes hacen las entrevistas (cuando todas son pactadas y hasta no hace mucho hay prueba de que él mismo era quien preguntaba y respondía), quienes también aportan el currículo de Rojas a TeleMadrid, a las empresas que Rojas ha contratado para que ofrezcan sus servicios como "conferenciante", a la revista Escuela de Familias del Opus Dei, a los Dptos. de Religión de los colegios religiosos e incluso lo colocan en su propia web, como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", además de como "Consejero de Almas".

Apodo más que ofensivo para quienes hemos sufrido una saca de madrugada en toda regla y "trasladados" en pijama y zapatillas con la perversa intención de que termináramos en el psiquiátrico privado que Rojas recomendaba (no en uno cualquiera o en Sanidad Pública, si no en el que él había designado), porque había emitido un certificado oficial médico, falso, a nuestra espalda - sin habernos examinado previamente -, para entregarlo al marido.
Descomunal y brutal misoginia, que si no es - entre otros -, perversa violencia de género llevada a cabo - con evidente complicidad -, por un individuo que se dedica a decir que "la mujer es superior al hombre", ¿qué es?. Se da la paradoja que la fiscal que ha intervenido en este caso, donde no se ha dado un intento de internamiento por parte de Enrique Rojas, si no tres, solicita la libre absolución del imputado.

Si nuestro déficit es evidente, no menos evidentes son los sueldos pagados a costa de los presupuestos del Estado que no se deberían pagar.

Así de mentiroso y cara dura es este individuo que constando en el Colegio de Médicos como "Licenciado en Medicina", ha conseguido ser conocido como "el prestigioso psiquiatra Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" - siendo falso -en el mundo hispanoparlante, al que ningún juzgado ni organización colegial hasta el momento, ha investigado absolutamente nada sobre él, pese a las denuncias y procedimientos judiciales, cerrados y en curso. Ni siquiera la falsa identidad profesional que desde 1984, utiliza, ha sido investigada oficialmente.

Recordemos...
Enrique Rojas nunca ha aparecido en los medios como "Licenciado en Psicología" como dice en su contestación al Colegio. Aparece como él mismo se identifica por escrito, verbalmente y en el currículo de los libros que lanza al mercado. A ningún entrevistador se le ocurre inventarse el currículo de un entrevistado, a no ser que reciba instrucciones concretas para hacerlo.

Sobre el punto 4 de la Resolución del Colegio, sarta de mentiras además de "delirios de dandy". Ninguna de sus alegaciones lo convierte en "catedrático de la Universidad Complutense".

4.- "Yo fui catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica en la Facultad de Medicina de la universidad de Badajoz, en donde estuve un año (1984)...", FALSO.

Enrique Rojas presentando en El Mundo, el estudio

que realiza para la marca Tampax
Sólo tiene que ir a la esquina más cercana de su consulta en C/ Serrano, 100, donde tiene una oficina de la Seguridad Social y pedir su vida laboral para demostrar que estuvo un año en Badajoz y dejarnos por mentirosos o pedir copia del Acta que demuestra que llegó a Badajoz, solicitó excedencia con falsedad, firmó y se fue.

Respecto al resto de afirmaciones del punto 4, no son sino para alucinar en colores, ya que en los cursos de verano que ha dado lo ha hecho como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense" (ya escanearemos documentos). Como ejemplo de engaño masivo siempre que puede,
http://www.bduimp.es/view.php?idSeminario=4738

Y como prueba de cobardía, consciencia e intencionalidad alevosa del engaño anterior, podemos ver como cuando aparece con otros catedráticos, se queda en blanco, con ellos no se atreve,
http://www.bduimp.es/view.php?idSeminario=3197

Nota: Estos cursos están organizados por Enrique Rojas dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Es Enrique Rojas quien invita a participar a los Profesores Alonso Fernández, Ballús, Pinillos... y, pasa a la UIMP para imprimir y difundir, los programas de los cursos que la UIMP le ha contratado. En este sentido, nos informó en su día la oficina de la UIMP en Madrid. De ahí que Rojas pueda controlar "el detalle" de ponerse o quitarse su falsa cátedra en la U. Complutense, según le convenga, evitando las situaciones de más riesgo. Quienes lo vean en un programa como "Catedrático de la Complutense", creerán que lo es, aunque en otro programa aparezca sin cargo. Normalmente, en situaciones cotidianas, no contemplamos la posibilidad de este tipo de manipulación y engaños sutiles. Rojas los domina a la perfección por dedicarse a ello y ser los pilares que sustentan "su carrerón".

Recordatorio
Sobre el punto 5 de esta magistral Resolución del "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid, más arriba hemos descubierto a su valido D. Juan José Javaloyes Soto, el original Decano de una Facultad de Psicopedagogía que no existe, que ha dejado claro que es un hombre muy válido. Si sirve para un roto, seguramente servirá también para un descosido (recordar incluir a D. Juan José Javaloyes en los padrinos de Rojas).


Sobre el resto de afirmaciones que realiza el Sr. Rojas, en el punto 5 (recordatorio izqda.), decir que,
a) Está imputado en una querella criminal.

Contestación del Colegio de Médicos de
Madrid cuando una víctima pregunta por la
titulación
de Rojas, en 2005 (alerta a Rojas
en lugar de
responder a la víctima)
- El Auto de la Audiencia que dice que debe ser juzgado, pese a los reiterados escritos absolutorios de la fiscal que nos ha tocado (que no defiende los derechos de los españoles sino exclusivamente los de Enrique Rojas, potenciando así que la conducta de éste se repita en él y en otros sujetos), es aproximadamente de Mayo 2007 y el Auto del Juzgado de Instrucción de apertura de juicio oral es del 23 de Abril 2008.
- Por lo que cuando Enrique Rojas contesta al Colegio el 22 de Julio, cuenta sólo la mitad de la película (no hay estafador que no haga trampas).

b) Que Enrique Rojas necesitó tres citaciones (quizás esperaba un milagro), la última con apercibimiento, para personarse en el juzgado a fin de ser notificado de la apertura de juicio oral, calificación de la acusación y conclusiones de la fiscal (de nuevo absolutorias).
- Con esta jugada, consiguió un nuevo retraso en el procedimiento de dos meses que beneficia a los acusados y machaca a las víctimas (no contestar, no personarse y no atender los requerimientos diciendo que lo recogió su secretaria y no se lo entregó, por ejemplo, son comportamientos constantes por parte de Enrique Rojas).

- ¿Se le tolera lo anterior?. Sí se le tolera. Dado que estas prácticas las utiliza alternativamente en diferentes instancias con distintas personas, "el conocido como prestigioso, eminente y catedrático UCM", del que jamás se sospecharía la cruda realidad, la práctica hasta ahora ha sido de condescendencia, sin descartar las ocasiones en las que esta condescendencia se deba a complicidad, obediencia o deseos de echar "un capote" a tan "Ilustre personaje".

Nota: Si una imagen vale más de mil palabras, esta
imagen, vale por lo menos un petit Larousse
c) El juicio se señaló para el 18 de Junio 2010. Enrique Rojas solicitó suspensión.
d) El nuevo señalamiento fue para el 7 de Oct. pasado. Se ha vuelto a suspender (no hemos visto el Auto todavía, desconocemos los motivos).
e) La nueva fecha señalada para juicio es en Enero 2011. Habrá dos sesiones.

Volviendo a la Resolución del "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid, el problema no es sólo que Enrique Rojas les mienta una vez más en su declaración el 22 de Julio 2008, dando una versión muy distinta a la realidad, sino que al Colegio se le aporta el Auto correspondiente que indica que Enrique Rojas será juzgado en vía penal y se prueba en contra del resto de afirmaciones realizadas por el Sr. Rojas Montes y aun así, este Colegio sigue, vamos a decir "creyendo" (aunque hablando con propiedad habría que decir "encubriendo") a Enrique Rojas, en lugar de aplicarle la/s sanción/es que según los propios códigos del Colegio disciplinario y deontológico, correspondan.

Por lo demás, cuando Enrique Rojas refiriéndose a este "Ilustre" Colegio, dice que el Colegio le absuelve, tenemos que decir que en este caso, la afirmación es totalmente cierta (lástima que sólo sea en esta ocasión en la que Enrique Rojas no miente, ya que dice mucho del organismo designado en la Comunidad de Madrid, para defender los derecho de quienes ejercen la Medicina y los usuarios de la misma).

Como recordatorio, en pro de Enrique Rojas siguiendo este hilo de veracidad, añadimos, que el Colegio de Médicos de Madrid no lo ha absuelto unicamente en esta ocasión, en la que se le denunciaba por ostentar cargo que no tenía y sus implícitas consecuencias y perjuicios a la ciudadanía en general y a los usuarios dee su consulta en particular, desde hacía casi 1/4 de siglo, también lo ha absuelto por emitir certificados médicos falsos (en plural), a espaldas del interesado, prescribiendo internamiento psiquiátrico, para entregarlos al marido, por hacer llevar a menores a su consulta sin el conocimiento de la madre, para calumniar, injuriar y difamar a ésta, y otros tantos etcs. e incluso ha sido absuelto cuando ha llevado a cabo otras acciones calificadas por la organización médica colegial como "Terrorismo social" y "falta gravísima", sin descartar otras ocasiones en las que también haya podido ser absuelto y de momento, no contemos con pruebas suficientes para citarlas.

La entrevista (drch.) que fue contraportada de El Mundo en su edición impresa, muestra la imagen que pretende dar Rojas de sí mismo, así como del ideológico potaje con la ciencia, la religión y la intromisión en la intimidad y libertad de pensamiento y creencias, que al margen de la ley aplica).


En mi opinión (en singular), el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, es un cáncer social y un organismo altamente dañino y perjudicial, para todos los colegiados que aman y ejercen su profesión con honestidad, sobre todo, para los especialistas en Psiquiatría.

a)El caso de Enrique Rojas, está fuera del corporativismo más radical, se le "salva" por ideología religiosa y tráfico de influencias que los amiguismos con políticos, generan.
b) A cualquier organismo similar en Europa, se le caería la cara de vergüenza sólo al pensar, que se pudieran archivar los cargos probados y reconocidos tanto por el Colegio de Médicos de Madrid, como por el Consejo de Colegios Médicos de España.


Y, Enrique Rojas, sea especialista en Psiquiatría o no (el Colegio donde está colegiado desde 1978, dice que no les consta),
es un individuo cuya especialidad es hacer creer a quienes están a tiro y le interesan(*), que están enfermos. Si lo consigue, procede sin escrúpulos y sin riesgo. Cuando no lo consigue y la contrapartida es suficientemente interesante para él, procede igualmente sin escrúpulos y mínimo riesgo, ya que la convicción y posibilidades "de salvación", hasta ahora, han sido altísimas.

(*) Cualquiera que "esté a tiro" de Rojas es potencialmente interesante para él, bien sea por la contraprestación recibida o por la consideración y ventajas que proporcionan en el Opus Dei la labor de "apostolado".

Nota: Los militantes del Opus Dei - en su mayoría laicos -, se consideran hermanos entre sí (el concepto es aplicable entre militantes del Opus Dei y Legionarios de Cristo).
- La obediencia, en el Opus Dei es el primer mandamiento. Dicen, que su fundador Sanjosémaría Escrivá de Balaguer decía, "obedecer o puerta".
- Reglas y normas similares a las del Opus Dei tienen los Legionarios de Cristo, aunque a su fundador Marcial Maciel, se le hayan reconocido ahora - a poco de subir a los altares con mausoleo en vida, casi listo -, los abusos sexuales a menores que llevó a cabo durante su existencia - incluso a sus propios hijos siendo oficialmente célibe -, que se denunciaban desde 1956.

En la próxima entrada hablaremos de estos peculiares conceptos de "hermandad" y "obediencia" y sus consecuencias.