sábado, 9 de octubre de 2010

Enrique Rojas y sus acreditaciones


Resolución del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM)
Las entradas del mes de Septiembre son un resumen de la evolución de "la falsa cátedra de Psiquiatría en la Universidad Complutense de Madrid" de Enrique Rojas, durante la etapa en la que ha ido ubicando su "no cátedra" en diferentes facultades - algunas de las cuales ni existen ni han existido jamás -, desde 1999 - fecha en la que se empezó a denunciar -.

El motivo del mamboleo de cátedra/s y las mudanzas de facultades de Enrique Rojas - siempre con su falsa cátedra/s en la UCM -, se deben precisamente, como hemos explicado en las entradas de Sept., a estas denuncias.

A medida que se ha ido denunciando que Enrique Rojas no era catedrático en una facultad, en el siguiente libro que ponía a la venta - que a su vez era presentado al público por un alto cargo del Partido Popular, que se presupone entiendía de estos asuntos -, Rojas, trasladaba su falsa cátedra a otra facultad. Como ninguna autoridad actuaba, ha venido repitiendo la misma jugada durante años. Por algo esto es España, país donde todavía existen individuos que conservan privilegios franquistas. Es decir, son intocables, aunque cometan delitos abominables.

Como muestra, el doc. de 2 págs. del Colegio de Médicos de Madrid, donde archiva una denuncia en la que se denunciaba y probaba, con la documentación presente en este blog y otra, que Enrique Rojas se identificaba como "catedrático de Psiquiatría de la UCM" desde 1984 y no lo era.


Dando un vistazo al blog y concretamente a las entradas de Sept. donde hemos dejado el resumen, podéis valorar el grado de ética y honestidad del "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid, que sale por peteneras diciendo que "el colegiado describe y justifica cumplida y sobradamente las circunstancias en orden a su condición de catedrático de psiquiatría".

Aunque sobre la condición de "catedrático de Psiquiatría" de Enrique Rojas, habría que hablar y actuar en consecuencia, denunciábamos, que se identificaba como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense" y en ese sentido contesta Enrique Rojas al Colegio. Mintiendo - para no variar -, pero contestando sobre el motivo de la denuncia, aunque luego intente confundir buscando salida airosa, ya que conoce de entemano que complicidad y tráfico de influencias se darán y sus nuevas mentiras no se cuestionarán.

En estas entradas "demostrativas de poderío", sólo vamos a dejar los documentos que tumban el carrerón de Enrique Rojas y una escueta muestra de los que prueban que miente, miente y miente, sin escrúpulos ni pudor.

A la derecha, tenemos a Juan José Javaloyes Soto, un Decano de una Facultad de Psicopedagogía que no existe, tan pancho, acreditando a Enrique Rojas ante el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (punto 5 de la declaración de Rojas en el doc. de Resolución del "Ilustre" Colegio, para su vergüenza). Buscad a ver si encontráis una Facultad de Psicopedagogía en algún "Campus Villanueva" e incluso en la UCM.

Y arriba a la izquierda, tenemos uno de los libros de Enrique Rojas, para poder comprobar si es cierto o se parece en algo (ya que también aceptamos pulpo como animal de compañía), a la afirmación rotunda de Rojas en su declaración ante el "Ilustre" Colegio, donde dice,

"... sobre la utilización del cargo de catedrático de psiquiatría de la universidad Complutense, procedo a realizar las siguientes observaciones:

l.- En ninguno de mis libros aparece tal denominación sino la que sigue: "Enrique Rojas, Catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica de la Facultad de Psicopedagogía, Campus Villanueva, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid”.

Comparando la fecha de la Resolución del "Ilustre" Colegio de Médicos (dic.08) con el doc. (fax) de la izqda. (enero 09), podemos ver que este organismo, no sólo está archivando a Enrique Rojas una denuncia probada, sino que también está diciendo que "describe y justifica... su condición de catedrático de Psiquiatría", cuando Rojas les consta en el Colegio como "Licenciado en Medicina" (sea psiquiatra o no, lleva 31 años sin presentar la documentación que lo acredita y el "Ilustre", con las denuncias que le han caído a Enrique Rojas, lo consiente.

2.- "En ningún escrito mío aparece mí nombre seguido de Catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense".
Un ejemplo (prólogo a Santiago Riopérez y Milá, que compensó a Rojas, convenientemente, otro día explicaremos cómo),

http://1.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/StS3ezTzSFI/AAAAAAAAAVw/7sCNL1cpl-g/s1600-h/Enrique+Rojas+pr%C3%B3logo+a+Santiago+Riop%C3%A9rez+y+Mil%C3%A1.jpg

3.- "En ocasiones en la prensa escrita...errores que yo he intentado corregir mandando una nota..."


Ahora resulta que son quienes hacen las entrevistas (cuando todas son pactadas y hasta no hace mucho hay prueba de que él mismo era quien preguntaba y respondía), quienes también aportan el currículo de Rojas a TeleMadrid, a las empresas que Rojas ha contratado para que ofrezcan sus servicios como "conferenciante", a la revista Escuela de Familias del Opus Dei, a los Dptos. de Religión de los colegios religiosos e incluso lo colocan en su propia web, como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", además de como "Consejero de Almas".

Apodo más que ofensivo para quienes hemos sufrido una saca de madrugada en toda regla y "trasladados" en pijama y zapatillas con la perversa intención de que termináramos en el psiquiátrico privado que Rojas recomendaba (no en uno cualquiera o en Sanidad Pública, si no en el que él había designado), porque había emitido un certificado oficial médico, falso, a nuestra espalda - sin habernos examinado previamente -, para entregarlo al marido.
Descomunal y brutal misoginia, que si no es - entre otros -, perversa violencia de género llevada a cabo - con evidente complicidad -, por un individuo que se dedica a decir que "la mujer es superior al hombre", ¿qué es?. Se da la paradoja que la fiscal que ha intervenido en este caso, donde no se ha dado un intento de internamiento por parte de Enrique Rojas, si no tres, solicita la libre absolución del imputado.

Si nuestro déficit es evidente, no menos evidentes son los sueldos pagados a costa de los presupuestos del Estado que no se deberían pagar.

Así de mentiroso y cara dura es este individuo que constando en el Colegio de Médicos como "Licenciado en Medicina", ha conseguido ser conocido como "el prestigioso psiquiatra Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" - siendo falso -en el mundo hispanoparlante, al que ningún juzgado ni organización colegial hasta el momento, ha investigado absolutamente nada sobre él, pese a las denuncias y procedimientos judiciales, cerrados y en curso. Ni siquiera la falsa identidad profesional que desde 1984, utiliza, ha sido investigada oficialmente.

Recordemos...
Enrique Rojas nunca ha aparecido en los medios como "Licenciado en Psicología" como dice en su contestación al Colegio. Aparece como él mismo se identifica por escrito, verbalmente y en el currículo de los libros que lanza al mercado. A ningún entrevistador se le ocurre inventarse el currículo de un entrevistado, a no ser que reciba instrucciones concretas para hacerlo.

Sobre el punto 4 de la Resolución del Colegio, sarta de mentiras además de "delirios de dandy". Ninguna de sus alegaciones lo convierte en "catedrático de la Universidad Complutense".

4.- "Yo fui catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica en la Facultad de Medicina de la universidad de Badajoz, en donde estuve un año (1984)...", FALSO.

Enrique Rojas presentando en El Mundo, el estudio

que realiza para la marca Tampax
Sólo tiene que ir a la esquina más cercana de su consulta en C/ Serrano, 100, donde tiene una oficina de la Seguridad Social y pedir su vida laboral para demostrar que estuvo un año en Badajoz y dejarnos por mentirosos o pedir copia del Acta que demuestra que llegó a Badajoz, solicitó excedencia con falsedad, firmó y se fue.

Respecto al resto de afirmaciones del punto 4, no son sino para alucinar en colores, ya que en los cursos de verano que ha dado lo ha hecho como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense" (ya escanearemos documentos). Como ejemplo de engaño masivo siempre que puede,
http://www.bduimp.es/view.php?idSeminario=4738

Y como prueba de cobardía, consciencia e intencionalidad alevosa del engaño anterior, podemos ver como cuando aparece con otros catedráticos, se queda en blanco, con ellos no se atreve,
http://www.bduimp.es/view.php?idSeminario=3197

Nota: Estos cursos están organizados por Enrique Rojas dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Es Enrique Rojas quien invita a participar a los Profesores Alonso Fernández, Ballús, Pinillos... y, pasa a la UIMP para imprimir y difundir, los programas de los cursos que la UIMP le ha contratado. En este sentido, nos informó en su día la oficina de la UIMP en Madrid. De ahí que Rojas pueda controlar "el detalle" de ponerse o quitarse su falsa cátedra en la U. Complutense, según le convenga, evitando las situaciones de más riesgo. Quienes lo vean en un programa como "Catedrático de la Complutense", creerán que lo es, aunque en otro programa aparezca sin cargo. Normalmente, en situaciones cotidianas, no contemplamos la posibilidad de este tipo de manipulación y engaños sutiles. Rojas los domina a la perfección por dedicarse a ello y ser los pilares que sustentan "su carrerón".

Recordatorio
Sobre el punto 5 de esta magistral Resolución del "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid, más arriba hemos descubierto a su valido D. Juan José Javaloyes Soto, el original Decano de una Facultad de Psicopedagogía que no existe, que ha dejado claro que es un hombre muy válido. Si sirve para un roto, seguramente servirá también para un descosido (recordar incluir a D. Juan José Javaloyes en los padrinos de Rojas).


Sobre el resto de afirmaciones que realiza el Sr. Rojas, en el punto 5 (recordatorio izqda.), decir que,
a) Está imputado en una querella criminal.

Contestación del Colegio de Médicos de
Madrid cuando una víctima pregunta por la
titulación
de Rojas, en 2005 (alerta a Rojas
en lugar de
responder a la víctima)
- El Auto de la Audiencia que dice que debe ser juzgado, pese a los reiterados escritos absolutorios de la fiscal que nos ha tocado (que no defiende los derechos de los españoles sino exclusivamente los de Enrique Rojas, potenciando así que la conducta de éste se repita en él y en otros sujetos), es aproximadamente de Mayo 2007 y el Auto del Juzgado de Instrucción de apertura de juicio oral es del 23 de Abril 2008.
- Por lo que cuando Enrique Rojas contesta al Colegio el 22 de Julio, cuenta sólo la mitad de la película (no hay estafador que no haga trampas).

b) Que Enrique Rojas necesitó tres citaciones (quizás esperaba un milagro), la última con apercibimiento, para personarse en el juzgado a fin de ser notificado de la apertura de juicio oral, calificación de la acusación y conclusiones de la fiscal (de nuevo absolutorias).
- Con esta jugada, consiguió un nuevo retraso en el procedimiento de dos meses que beneficia a los acusados y machaca a las víctimas (no contestar, no personarse y no atender los requerimientos diciendo que lo recogió su secretaria y no se lo entregó, por ejemplo, son comportamientos constantes por parte de Enrique Rojas).

- ¿Se le tolera lo anterior?. Sí se le tolera. Dado que estas prácticas las utiliza alternativamente en diferentes instancias con distintas personas, "el conocido como prestigioso, eminente y catedrático UCM", del que jamás se sospecharía la cruda realidad, la práctica hasta ahora ha sido de condescendencia, sin descartar las ocasiones en las que esta condescendencia se deba a complicidad, obediencia o deseos de echar "un capote" a tan "Ilustre personaje".

Nota: Si una imagen vale más de mil palabras, esta
imagen, vale por lo menos un petit Larousse
c) El juicio se señaló para el 18 de Junio 2010. Enrique Rojas solicitó suspensión.
d) El nuevo señalamiento fue para el 7 de Oct. pasado. Se ha vuelto a suspender (no hemos visto el Auto todavía, desconocemos los motivos).
e) La nueva fecha señalada para juicio es en Enero 2011. Habrá dos sesiones.

Volviendo a la Resolución del "Ilustre" Colegio de Médicos de Madrid, el problema no es sólo que Enrique Rojas les mienta una vez más en su declaración el 22 de Julio 2008, dando una versión muy distinta a la realidad, sino que al Colegio se le aporta el Auto correspondiente que indica que Enrique Rojas será juzgado en vía penal y se prueba en contra del resto de afirmaciones realizadas por el Sr. Rojas Montes y aun así, este Colegio sigue, vamos a decir "creyendo" (aunque hablando con propiedad habría que decir "encubriendo") a Enrique Rojas, en lugar de aplicarle la/s sanción/es que según los propios códigos del Colegio disciplinario y deontológico, correspondan.

Por lo demás, cuando Enrique Rojas refiriéndose a este "Ilustre" Colegio, dice que el Colegio le absuelve, tenemos que decir que en este caso, la afirmación es totalmente cierta (lástima que sólo sea en esta ocasión en la que Enrique Rojas no miente, ya que dice mucho del organismo designado en la Comunidad de Madrid, para defender los derecho de quienes ejercen la Medicina y los usuarios de la misma).

Como recordatorio, en pro de Enrique Rojas siguiendo este hilo de veracidad, añadimos, que el Colegio de Médicos de Madrid no lo ha absuelto unicamente en esta ocasión, en la que se le denunciaba por ostentar cargo que no tenía y sus implícitas consecuencias y perjuicios a la ciudadanía en general y a los usuarios dee su consulta en particular, desde hacía casi 1/4 de siglo, también lo ha absuelto por emitir certificados médicos falsos (en plural), a espaldas del interesado, prescribiendo internamiento psiquiátrico, para entregarlos al marido, por hacer llevar a menores a su consulta sin el conocimiento de la madre, para calumniar, injuriar y difamar a ésta, y otros tantos etcs. e incluso ha sido absuelto cuando ha llevado a cabo otras acciones calificadas por la organización médica colegial como "Terrorismo social" y "falta gravísima", sin descartar otras ocasiones en las que también haya podido ser absuelto y de momento, no contemos con pruebas suficientes para citarlas.

La entrevista (drch.) que fue contraportada de El Mundo en su edición impresa, muestra la imagen que pretende dar Rojas de sí mismo, así como del ideológico potaje con la ciencia, la religión y la intromisión en la intimidad y libertad de pensamiento y creencias, que al margen de la ley aplica).


En mi opinión (en singular), el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, es un cáncer social y un organismo altamente dañino y perjudicial, para todos los colegiados que aman y ejercen su profesión con honestidad, sobre todo, para los especialistas en Psiquiatría.

a)El caso de Enrique Rojas, está fuera del corporativismo más radical, se le "salva" por ideología religiosa y tráfico de influencias que los amiguismos con políticos, generan.
b) A cualquier organismo similar en Europa, se le caería la cara de vergüenza sólo al pensar, que se pudieran archivar los cargos probados y reconocidos tanto por el Colegio de Médicos de Madrid, como por el Consejo de Colegios Médicos de España.


Y, Enrique Rojas, sea especialista en Psiquiatría o no (el Colegio donde está colegiado desde 1978, dice que no les consta),
es un individuo cuya especialidad es hacer creer a quienes están a tiro y le interesan(*), que están enfermos. Si lo consigue, procede sin escrúpulos y sin riesgo. Cuando no lo consigue y la contrapartida es suficientemente interesante para él, procede igualmente sin escrúpulos y mínimo riesgo, ya que la convicción y posibilidades "de salvación", hasta ahora, han sido altísimas.

(*) Cualquiera que "esté a tiro" de Rojas es potencialmente interesante para él, bien sea por la contraprestación recibida o por la consideración y ventajas que proporcionan en el Opus Dei la labor de "apostolado".

Nota: Los militantes del Opus Dei - en su mayoría laicos -, se consideran hermanos entre sí (el concepto es aplicable entre militantes del Opus Dei y Legionarios de Cristo).
- La obediencia, en el Opus Dei es el primer mandamiento. Dicen, que su fundador Sanjosémaría Escrivá de Balaguer decía, "obedecer o puerta".
- Reglas y normas similares a las del Opus Dei tienen los Legionarios de Cristo, aunque a su fundador Marcial Maciel, se le hayan reconocido ahora - a poco de subir a los altares con mausoleo en vida, casi listo -, los abusos sexuales a menores que llevó a cabo durante su existencia - incluso a sus propios hijos siendo oficialmente célibe -, que se denunciaban desde 1956.

En la próxima entrada hablaremos de estos peculiares conceptos de "hermandad" y "obediencia" y sus consecuencias.





3 comentarios:

Anónimo dijo...

En la portada del libro de E.Rojas, "Adiós, depresión", aparece literalmente la siguiente reseña: ENRIQUE ROJAS es catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid (Facultad de Psicopedagogía, Campus Villanueva).
Es decir, no dice "adscrito a la Univ, Complutense" como él defiende, sino que deja entre paréntesis la Facultad.

Isabel C dijo...

Claro anónimo, en ningún currículo Rojas dice lo que defiende. El currículo de "Adiós depresión" con la portada, lo tienes colgado en el blog por activa y pasiva, así como el resto de publicaciones que están a la venta de Enrique Rojas.

En lo que Enrique Rojas llama "Campus Villanueva", que no es ningún "campus universitario de la Universidad Complutense, sino "el centro universitario Villanueva" (grupo Fomento, Opus Dei), no existe Facultad de Psicopedagogía, sólo el 2º ciclo de esta especialidad.

La cara dura de Enrique Rojas es el "no va más".

María Jesús dijo...

No puedo creerlo ¿y cómo suceden estas cosas que imagino la guardia civil y la policía detectan?