viernes, 28 de enero de 2011

Un concejal del PP opina que los comunistas deben perder la tutela de sus hijos al ser una “secta criminal”


Nos salimos un poco - no mucho -, del objetivo de este blog - destapar a Enrique Rojas, socio del Opus Dei, falso "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, que mediante pluma, papel y teléfono, hace estragos, emitiendo documentos con los que un marido consigue una "saca de madrugada" y, si la saca falla, apoyo de las Fuerzas de Seguridad del Estado y hasta de Interpol, para buscar a la mujer por "deficiente mental" y entregársela, porque en el negocio, perverso y maquiavélico que desde mi leal saber y entender tiene montado Enrique Rojas, hay mucha ideología subyacente, aunque no esté permitido ponerla de manifiesto cuando se llega a juicio de unos hechos que habiendo sucedido 13 años atrás, se juzgan sin haber sido instruidos con una fiscalía que se ha dedicado a pedir la libre absolución del acusado y sostener tesis, que ha tenido que ir cambiando en función de las declaraciones de los testigos del propio Enrique Rojas.

¿Dónde vamos a llegar? ¿Esto no es apología del terrorismo?

http://www.diariodirecto.com/nacional/2010/10/08/concejal-pp-quitar-tutela-hijos-comunistas-744121730327.html

Al margen del artículo de diario Directo, vean y comparen de nuevo los documentos homólogos, porque si lo dice Enrique Rojas, un psiquiatra impostor, no tiene ninguna validez lo que diga el equipo de un Hospital público como es el Hospital Puerta de Hierro.

Entonces... ¿Por qué y para qué pregunta el Juzgado nº 2 al Hospital? ¿Qué hace con el informe que el Hospital le envía? Porque el Hospital Puerta de Hierro envío el mismo día 28 de Octubre un informe al Juzgado donde decía que no procedía el internamiento forzoso
(nota: voluntariamente, cualquier persona se puede internar si lo desea y es admitido). El envío del informe se realizó mediante mensajería. El Hospital tenía una furgoneta que hacía este tipo de servicio todos los días.

Por lo tanto, el mismo día 28 el Juzgado supo que el Hospital Puerta de Hierro decía, que el internamiento recomendado y a la vez prescrito por "el catedrático de Psiquiatría, Enrique Rojas", no procedía.

"El detalle", no tienen desperdicio. .....¿Hasta dónde llega la red? .....¿Qué está pasando?



Así se pronuncia un "Ilustrísimo" Colegio
de Médicos, que archiva el expediente
disciplinario que había abierto.
¿Hubo "toque"?¿Quién dio "el toque"?


















Parece que las juezas se copien una a la otra, las dos dicen lo mismo. Sólo cambian el lugar de internamiento en función de lo que pide el marido, que a su vez es lo que ha acordado con Enrique Rojas.

Consintamos más, porque intentar quitar de en medio insistentemente a una mujer en un Estado que se proclama de Derecho y dejar suelto sin pena ni sanción, a un psiquiatra impostor que emite en unos casos informes y en otros certificados oficiales médicos no veraces, a espaldas de sus víctimas, para entregarlos a maridos que inmediatamente se apresuran a pedir "la administración del patrimonio familiar" y otras "administraciones", basándose en los certificados emitidos por el psiquiatra impostor, es poco consentir a los apadrinados, en este supuesto Estado de Derecho, donde todo se les consiente y nunca pagan por lo que hicieron. ¿Quién apadrina a Enrique Rojas?

Enrique Rojas "Soy escritor, catedrático de
Psiquiatría de la Universidad Complutente..."

Enrique Rojas no ha sido ni es "catedrático
de Psiquiatría de la Universidad Complutense"


"Ilustre" Colegio de Médicos
de Madrid ¿fantaseando?


17 comentarios:

Felipe dijo...

Y este tío anda suelto ún?Es increíble cómo funciona la justicia en este país.Bueno,increíble no porque de todos es sabido que perviven los restos del franquismo.

Lo del concejal es para meterle una patada ahí mismo para que se vaya acordando


Saludos,Isabel

Isabel C dijo...

Sí Felipe, después de más de 13 años, todavía anda suelto, pero se sentó los días 19 y 20 en un banquillo de lo penal.
Queda pendiente una sesión de juicio.

No se me permitió destapar su perfil, por lo que hay que seguir voceando para alertar a quienes vayan a su consulta, que sepan que no es ni ha sido nunca catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid.
Al menos que sepan que van a la consulta de un individuo que lo dice y no lo es.

Tampoco pude relatar todo lo sucedido. Qué ingenió y como se las arregló, en cuanto a lo que yo sé.

No sé bien ni entiendo por qué, pero así fue.

Ana A dijo...

no me parece muy lógico que no se pueda hablar en un juicio como el tuyo de que el acusado presume de cátedras que no tiene ¡Pero si es el quid de la cuestión! que muchos se acercan a su consulta engañados por la idea que este señor sabe de lo que habla por haber estudiado y dedicarse a la investigación.

Es un "médico estrella", vive de eso y es un farsante y debe de ser desenmascarado por simple cuestión de justicia.
No es posible que siga teniendo crédito social, esa es la cuestión.
Cada vez que dan juicios de negligencias médicas me acuerdo de tí, Isabel.
No te rindas ni te hundas, sigue adelante.
Tiene que ser posible que todos los malos pasos que se han dado contigo se rectifiquen, no puede ser que te maltraten tanto y no pedir justicia. ¿Cuántas veces se ha retrasado este juicio una vez convocado? ¿Cuántas veces dijo el fiscal que no había lugar a juicio hasta que lo conseguiste? cuéntanos todos los años que llevas de lucha en ese aspecto. ¿Cuándo decidiste recurrir a los tribunales?

Isabel C dijo...

Ana, tengo más miedo que nunca pero también más valor que nunca,

en los docs. que he subido está la clave,

Me habían dicho que vivía en un Estado de Derecho y me lo creí,

Si no es cierto que me lo digan, que nos lo digan... que le digan a toda España que un médico impostor del Opus Dei, puede tener mano para hacer desaparecer a la gente de madrugada o q seamos llevados a un psiquiátrico privado sin pasar por Sanidad Pública o forense ¿para qué pagamos el sueldo de los forenses?.

Dónde está ese Estado garantista que consiente que se ordene localización y traslado al psiquiátrico privado que recomienda un socio del Opus Dei que además es un impostor, habiendo dicho el Hospital Puerta de Hierro que no?.

En el juicio, el ex, después de decir que yo era tal y pascual (pero no dijo nada concreto de lo que yo pudiera hacer mal, sólo una anécdota tergiversada), dijo aparentemente convencido como si fuese "de derecho",

"El doctor Rojas dijo, vamos a hacer directamente el internamiento en San Miguel...", como si Enrique Rojas fuese palabra de Dios.

Fíjate si es grave la cosa, que el juzgado me manda a un Hospital para que se pronuncie y si a Enrique Rojas no le parece bien la opinión del Hospital, sabe de antemano que se le concederá el internamiento en el psiquiátrico privado que recomienda, donde quedaría bajo su control.

¿Quién manda en este país? Dicen que los jueces,

pero ¿Quién manda en los jueces?
¿Un sin escrúpulos del Opus Dei?
¿Un marido que paga con el dinero de una empresa que no era suya?
¿A quien paga?
¿Al del Opus Dei que manda en los jueces?

Me gustaría y creo que tengo derecho a saberlo porque lo único que sé, son las conclusiones a las que llego yo. Por ejemplo, que este tipo de trabajos nunca se hacen gratis y para que se colabore en quitar a alguien de en medio, tiene que existir un móvil sustancioso en especies o favores. De otro modo, nadie lo hace.

Pero sí, Ana, denuncié. Denuncié sin saber cómo había sucedido, pero denuncié lo que había sucedido y ningún fiscal ni juzgado investigó y denuncié amenazas que se llevaron a cabo (y me dijeron o me habían dicho, que mis denuncias no eran sino manifestaciones mías). Y dejé de denunciar porque no sólo no servía de nada sino porque empeoraba, ya que el agresor se crecía.

Ana A dijo...

pero no has contado, cuándo denunciaste, en qué fecha, y cuándo te dijeron que no y volviste a denunciar, Y cuando finalmente se aceptó y cuántas veces se pospuso y porqué lo que parece un milagro de tu perseverancia: que finalmente siendo la denunciante una ciudadana de a pie, el médico impostor se siente en el banquillo de los acusados.

Isabel C dijo...

Eso es muy largo, Ana. Lo contaré. Acuérdate que tenemos que escribir un libro.

A tu pregunta concreta, de cuando denuncié,

- Me escapé el 30 de Oct. 97
- Estuve en búsqueda hasta final de Nov 97
- Empecé a moverme cuando supe que ya no estaba en búsqueda y no me podía llevar ningún disgusto pq alguien me detuviese en la calle.

- A moverme... buscando los docs. que me dijeran cómo habían conseguido intentar internarme dos veces en 48h, con saca de madrugada incluida y traslado al psiquiátrico privado que quería Rojas.

- El ahora ex, me amenazaba si me atrevía a denunciar, con el 3er. internamiento (en realidad era intento pq los dos anteriores les habían fallado).

"Como se te ocurra denunciar te vamos a internar de nuevo"

Cuando le aclaraba que todavía no lo había conseguido,

"Quietecita y calladita que a la 3ª. va la vencida"

- Pero denuncié y terminé haciéndolo antes de tener "los papeles" y saber exactamente cómo lo hanían hecho.

Esto fue el 29 de Dic. del 97

Entonces empezó un largo calvario en los juzgados de Majadahonda, que no se pueden resumir en dos líneas. Pero sí diré q no instruyeron y no quisiseron citar a Rojas para esclarecer los hechos, ni controlas sus llamadas de telef, ni las Juan Cantero - el ahora ex - y otras...

Ni siquiera citaron a Eduardo Calvo, mi médico de Familia, persona más honesta y valiente, no creo que la haya (bueno... es una expresión, pq la verdad es que TODOS los que han declarado por mi parte han sido valientes a tope). Otra cosa es q no se les haya hecho todas las preguntas q correspondía hacerles pq el abogado estaba limitado a no tocar ciertos temas y pq son más de 13 años de hª y lo q ha vivido cada testigo, lo conozco yo, mejor que nadie.

La hª de Enrique Rojas con Eduardo Calvo, puedes encontrarlo en la entrada de "La Faena".

Al ver q en Majadahonda no citaban a Rojas, lo denuncié en el Colegio de Médicos el 20 mayo 98.

No pude meterme en más procedimientos entonces, luchaba por sobrevivir, subsistir, desenmascararlos ante mis hijos y salvar mi empresa. La forma de hundirme en Majadahonda fue dejar todo el patrimonio y la empresa en manos del ex - por lo tanto los ingresos también -, no atender a mis denuncias y dejarlo hacer.

En 2001 puse la querella a Rojas y otro procedimiento civil (con sentencia y resultado dignos de publicar, q bien, bien, no ha sabido explicarme ningún abogado todavía).
Comprenderás q los pasos q he dado, son los q me han ido aconsejando los abogados. No tenía ni idea de asuntos judiciales. Es mi 1er encuentro con la Justicia.

Isabel C dijo...

En Majadahonda, el ex se fue de rositas. Le echó toda la culpa a Rojas y quedó con sobreseimiento, que seguramente ha prescrito debido a la dilación con Rojas.
Aquí, el ex me echa toda la culpa a mí (me salto otra declaración del ex muy curiosa por el momento en el que se da)

Ahora, en este procedimiento sin instruir, pese a la llamada de atención a la juez de instrucción por la Audiencia, no puedo mencionar al ex. No sé que pasará.

Me temo que le echarán mucha culpa al ex. El caso no se entiende bien si no es el uno con el otro.

Ningún médico ni ningún sicario se dedica a quitar a la gente de en medio altruistamente. Siempre q se hacen estas cosas existe un móvil y unos intereses sustanciosos. Este tipo de "trabajos", nunca se hacen gratis (se me romperá la boca de decirlo) y menos aun cuando a la par, Enrique Rojas tenía el procedimiento de María Menchaca.

La demanda de María, es de Junio 97, exactamente de la época en la q Rojas pretendió que me internase voluntariamente en el psiquiátrico privado "de su confianza". Esto, le hubiese supuesto "manos limpias" ante la ley y hubiese podido hacer conmigo lo que le diera la gana. Desde electrochoks a lobotomía.

No creo q se tomaran tantas molestias ni hayan montado tal movida, para dejarme salir de ese sitio tal como entraba. Bien sabían los dos - el ex y Rojas -, q en la 1ª comisaría q encontrase denunciaría.

Ana, busca algo en Europa donde podamos publicar esto, por favor.
Se tiene q saber y evitar (para eso he luchado) y ya veo q me van a machacar a mí, por salvar a Rojas.

No tengo vocación de suicida, Al contrario, quiero saborear y disfrutar la justicia que me merezco.

Besos,

Anónimo dijo...

Acabo de leer todos los documentos que has colgado,me habia leido algunos.Esto es una barbaridad.Pat.

bELÉN dijo...

A mi hermana Alfonsina le pasó algo muy similar, casi es la misma historia, y curiosamente también existe el rescoldo del OPUS: En pleno proceso de divorcio internan a mi hermana que no tenía ningún antecedente ni problema. El marido solicitó su incapacidad, cosa que no logró. Al cabo de tres años, mi hermana sufre una convulsión, e inmediatamente la meten en un psiquiátrico con la excusa de que ya era paciente psiquiátrica, desgraciadamente no la atendieron de un tumor cerebral que acabó con su vida. La hermana del exmarido era exmonja casada con un excura trabajan en servicios sociales, y su difunto padre era del OPUS. Se ve que la técnica ya se la saben. YA ES HORA DE QUE METAN A ESTOS SINVERGÜENZAS EN LA CARCEL Y QUE TIREN LA LLAVE.

Isabel C dijo...

Belén, muchas gracias por tu testimonio. Tu hermana Alfonsina estará orgullosa de tu valentía.

Si no te importa, copiaré y pegaré tu comentario en una entrada, para que se vea más. Creo que Alfonsina querría que el sufrimiento que gratuitamente le provocaron, sirviera para ayudar a prevenir a otras mujeres y también de que su caso, no cayese en el absoluto olvido.

No estaría mal que dieras más detalles. Sobre todo, nombre y dirección - si la sabes -, del psiquiátrico donde la internaron, de los médicos que recomendaron y autorizaron los internamientos, etc., etc.

Y si quieres dar los nombres de los organizadores, participantes y colaboradores, por mí no hay problema.

Gracias de nuevo.

Isabel C dijo...

Belén, tengo especial cariño a este caso, como al de todas las privaciones de libertad, incapacitaciones o intentos, por parte de maridos cabrones y mediocres, que generalmente no nos llegaban a la suela del zapato.
Pero el caso de Alfonsina, es mucho más lamentable, por su final. Me encantaría poder tenerla a mi lado luchando.

Deja un comentario en el blog de Ana Azanza, que ponga "NO PUBLICAR", con tu correo (no lo publicará y me lo pasará). Te escribo e intentamos contar y documentar lo mejor posible esta hª.
Poquito a poco, se hace el camino.
Un beso,

Pdta.: Si lo dejaras en mi blog, saldría el correo directamente (el blog de Ana los retiene hasta que ella los revisa).

Isabel C dijo...

Belén, entiendo que Javier Botas Piñón es el ex marido de Alfonsina.

Si te sirve de consuelo, Juan Cantero Caba, se quedó con muchísimo mío - aunque tampoco consiguiese incapacitarme - y casualmente, mi hija mayor, Mireia Cantero Caballero -, médico de profesión -, le ayudó a llevarse 32 mlls. de las antiguas ptas. del año 99 a Gibraltar, porque... tanto creían estos chorizos que de verdad yo era una enferma mental, que al no conseguir psiquiatrizarme y por consiguiente incapacitarme, decidieron expoliarme, precisamente por eso... porque a los enfermos mentales, se les roba (me pregunto si es para que se curen o esta conducta demuestra por sí misma que saben perfectamente que la persona a la que pretenden psiquiatrizar y/o incapacitar, ni es ni está enferma).

Juzguemos por lo que hacen y no por lo que dicen.

Carla dijo...

Hola Isabel, soy hermana de Alfonsina y Belén, casualmente la hija de mi hermana también colaboró activamente con su papá.
Qué pasa en un país en el que la fiscalía no ve nada y los jueces tampoco?

Isabel C dijo...

Hola Carla. Gracias por venir por aquí.
Respondiendo a tu pregunta, pasa, que quienes hemos tenido la suerte de no llegar a ser internadas y/o incapacitadas, somos unas afortunadas (creo mucho más duro y crudo, lo tienen las personas que desaparecen, parte de la familia no sabe nada y un día aparecen lelas de verdad, carne de cañón para incapacitación).

Discrepo contigo en cuanto a que jueces y fiscales no saben nada. No se´que sucedidó en el caso de Alfonsina, en el mío si sabían desde el inicio. En mi opinión, sabían, saben, encubrieron y creo q van a seguir haciendo lo mismo, aunque también creo que nosotras tenemos la obligación de ayudar a que se sepan estas cosas. Evidentemente, para que se dejen de hacer y ayude a las víctimas, no a los malhechores, como viene sucediendo hasta ahora.

Carla dijo...

Tienes razón Isabel, ese "no ven" tenía que estar entrecomillado.

Lo que me asombra es que no se hable del tema, estoy segura de que ni mi hermana ni tú sois las únicas, creemos que aquí hay una "autopista" como dice Belén, por la que transita muchísima gente.

Belén dijo...

Hola Isabel, le escribí mi correo en el blog de Ana A., espero lo hayas recibido. De no ser así, dímelo y lo intentaré de nuevo. Un saludo.

Isabel C dijo...

Carla, Belén, hola a las dos.
No he recibido el correo, pero Ana quizás esté de puente y no ha podido conectarse a internet.

Si crees q no pasó, repítele el comentario con "NO PUBLICAR", pero seguramente no será necesario.