domingo, 13 de junio de 2010

Enrique Rojas, el Opus Dei, no hay listas, el voto de obediencia..., el tráfico de influencias...


No sé que pensará España, no sé que pensará la Comisión de Justicia de la Unión Europea, no sé que pensará el resto del mundo, pero sobre el tráfico de influencias que existe en España, yo pienso, que es nuestro cáncer social y no debería ser admisible por ningún ciudadano honesto.

A los ciudadanos de a pie, los caciques impunes nos consideran hormigas a las no sólo pisotean, también disponen de nuestras vidas y de la de nuestros hijos, cuando los planes no les fallan. Y si le fallan de vez en cuando como a Enrique Rojas, lo intentan de nuevo. A España le falta control de la impunidad por parte del ciudadano y los habituales de este tipo de delitos lo saben.

No se trata sólo de Enrique Rojas, el falso catedrático de la UCM, también entran en el saco quienes saben, callan y encubren.

.
El Colegio de Médicos de Madrid reconoce
que Enrique Rojas emite certificados médicos
no veraces para entregarlos a maridos, pero
archiva el exp. disciplinario abierto, no lo
inhabilita y deja a los ciudadanos a merced del
peligro que el falso catedrático UCM representa


Parece mentira como cunde el tráfico de influencias para manipular la información o sesgarla, borrando totalmente lo que no interesa. El periodismo español no deja ni rastro cuando el tráfico de influencias se emplea a fondo.

El Mundo, un grupo con tradición y ansias especialmente de investigación, publicó este artículo, que recogemos de opusvalladolid (formado por ex miembros del Opus Dei), ya que ahora el art. original sólo pueden verlo los suscriptores,

http://opusvalladolid.wordpress.com/2009/04/19/el-psiquiatra-enrique-rojas-montes-condenado-a-pagar-2-millones-por-saltarse-el-secreto-profesional/

Cinismo, mentiras... El colectivo médico
califica la conducta de Enrique Rojas
como "terrorismo social".
Hubo denuncia pero ni siquiera llegaron a
abrir expediente disciplinario


Acto seguido, El Mundo, empezó a encumbrar a Enrique Rojas dedicándole reportajes a todo color en sus suplementos, cada vez que Rojas colocaba un libro en el mercado con cátedra que no tenía (ej., Magazine del 11 Nov. 2001, y otros).

No sólo se segó la tradición y ansias de investigación del grupo El Mundo en este caso, también las ganas de utilizar la información de la que ya disponían sobre Enrique Rojas Montes "el psiquiatra de Granada afincado en Madrid porque su Granada natal se le había quedado pequeña" (la cita es fiel aunque no exacta, Magazine le dedica tantas págs. que considero no vale la pena perder el tiempo buscando).

Tanto gustaba a Enrique Rojas el estilo y "fiabilidad" de los periodistas que hacían estos reportajes, donde de vislumbran desde lejos preguntas pactadas, que Enrique Rojas tomó el Magazine del 11 Nov. 2001 como biografía personal y lo trasladó a su web para presentarse ante el mundo entero por internet.

Si no desaparece lo que lleva años como biografía oficial de Enrique Rojas, en su web, podéis verlo aquí,
http://www.enriquerojas.com/biografia.asp



A Enrique Rojas, que también tiene cabida
en el Comité científico pro síndrome SAP,
lo tenemos aquí manipulando a menores.
¿Dónde vamos a llegar con este compadreo?


Que sepa su biógrafa Beatriz Pérez-Aranda - que nunca ha rectificado -, que Enrique Rojas la engañó, utilizó, manipuló, compró, le hizo un regalo, le hizo un favor, varios favores... muchos faores... No tengo una bola de cristal para saber lo que ocurrió, pero la biografía no es reflejo de la realidad y totalmente errónea en el punto básico donde Enrique Rojas ha apoyado todo su currículo - inventado con premeditación y alevosía para poder delinquir engañando y embaucando impunemente -.

A nivel de calle, se oye que estas tergiversaciones, son logros y métodos del Opus Dei, organización (dicen que secta) dentro de la Iglesia católica, a la que no tengo el gusto de conocer, pero sí el disgusto de conocer por sus actos al miembro militante del Opus Dei, Enrique Rojas, que cuadra perfectamente con el perfil que desde antaño se publica sobre el Opus. Caciquismo, machismo, atropello de derechos, manipulación de menores, tráfico de influencias... e intromisión en vidas ajenas sin decir quienes son, a que vienen y sin pedir permiso.

El reportaje de Beatriz Pérez-Aranda, aparece poco después que a Enrique Rojas se le interpusiera una querella criminal y poco antes del lanzamiento al mercado del libro ¿Quién eres?, donde como ya se había denunciado que Enrique Rojas no era "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid", como venía haciendo creer desde 1984 (que tiene tela).





El caciquismo que todo lo puede y la seguridad que da la impunidad, consigue que el libro salga al mercado con Enrique Rojas de "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, en la Facultad de Psicología" donde ni existe, ni existió nunca la citada cátedra y creemos que debido a la querella de esta ciudadana de a pie sin relevancia alguna, se inició una saga de presentaciones "libros Enrique Rojas" por altos cargos del Partido Popular que gobernaba en España y sigue gobernando en la Comunidad de Madrid, que para el caso es lo mismo, dadas las competencias y el poderío que tienen las Comunidades Autónomas.

En este caso, para dar credibilidad a "la cátedra de Psiquiatría de Enrique Rojas en una Facultad de Psicología", sale al quite Dª Pilar del Castillo, ministra de Educación y Cultura del momento, para que quede clarísimo por donde tenemos que tragar (bajad un poco la foto),
http://2.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/Sr_j3NzYfmI/AAAAAAAAAD4/5G8GzMUZnqA/s1600-h/Pilar+del+Castillo.jpg

Hablando de "seguridad en la impunidad", pese a lo que en ese momento ya se conocía de Enrique Rojas, la Universidad Complutense toma contra Enrique Rojas la siguiente medida (documento que facilitaba la UCM cuando se solicitaba información de las medidas que hubiesen tomado para erradicar el fraude del "falso catedrático UCM", no sin sonrojo por las omisiones cometidas - en mi opinión, debidas a la presión del tráfico de influencias -.

http://2.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/StLIg5328gI/AAAAAAAAARg/e8NhKRNu0CE/s1600-h/Enrique+Rojas+Sub+Cal+pag1.jpg

http://1.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/StLIXAB4b1I/AAAAAAAAARY/spryY7hYFTI/s1600-h/Enrique+Rojas+Sub+Cal+pag2.jpg

http://3.bp.blogspot.com/_kWL602_mGOI/StLIHRYNHZI/AAAAAAAAARQ/yj2-rva-I4M/s1600-h/Enrique+Rojas+Sub+Cal+pag3.jpg


El Profesor Calcedo estaba confundido, Enrique Rojas no estuvo adscrito un breve periodo a la cátedra de Psiquiatría de Badajoz (ni siquiera un segundo, su vida laboral podría probarlo). No creo que Enrique Rojas pueda identificarse como "catedrático de Psiquiatría". Solicitar excedencia con falsedad en el mismo momento que se presentó, fue todo lo que hizo en la Facultad de Medicina de Badajoz.

La eficacia de esta medida, queda demostrada con el reportaje Magazine de El Mundo, que como hemos dicho, sigue colgado como biografía de Enrique Rojas en su web, 9 años después.

Siguiendo con El Mundo y su grupo, por azar encuentro hoy otro aupar a Enrique Rojas poco después del Magazine de marras, esta vez por "el cultural del mundo" del 24 Julio 2002, que iba a comentar y documentar, pero dejo para otro día por inapetecible y deshonesto, ya que dicen lo que Enrique Rojas les ha sugerido o dictado previamente. Son palabras de Enrique Rojas que salen siempre de las carpetas de su propio ordenador,

"Aunque se define como un obrero de la construcción psiquiátrica, cuesta imaginarse al doctor Enrique Rojas con un mono azul, de puro elegante y cumplidor. Y sin embargo, desde hace veinte años Rojas se pasea por el alma y la mente propia y ajenas con la soltura de un paseante por el Retiro. Elegido Médico Humanista en España en 1995, tras estudiar problemas como la ansiedad, la depresión y el desamor, se detiene en su último libro en uno de los problemas esenciales de toda existencia, ¿Quién eres? (Temas de hoy)".
http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/5218/Enrique_Rojas

"El cultural del mundo", halaga y omite. Por ejemplo, no incluyen en el currículo de Rojas, el caso por el que Enrique Rojas fue condenado, pese a ser un hecho importantísimo en la vida de un médico.

Que un grupo de personas a las que se le supone altura cultural, se dedique a escribir para los ciudadanos, sin comprobar ni un ápice de lo que dicen sobre un sujeto que consigue que se lleven a las mujeres de madrugada, no tiene parangón.

¿Alguien se explica cómo a un individuo al que le caen las denuncias probadas que le han caído a Enrique Rojas, un "Ilustre" Colegio de Médicos no lo requiera para que aporte la documentación acreditativa a su especialidad?


Enrique Rojas, estaba colegiado
en el Colegio de Médicos de Madrid como
Licenciado en Medicina. Desde Junio 09,
este Colegio no responde cuando se le
pregunta por la especialidad de Enrique
Rojas. Por ley está obligado a hacerlo
.

¿Y que pese a constar Enrique Rojas como Licenciado en Medicina en el único Colegio de Médicos que ha estado colegiado en España, hasta al menos 2005, nos hayan estado diciendo que era especialista en Psiquiatría? (el Consejo de Médicos se nutre de las bases de datos de los Colegios de Médicos y el Colegio de Médicos de Madrid, informaba que Enrique Rojas era psiquiatra, sin que éste hubiese presentado documentación acreditativa, aunque conocía y tenía probado que emitía documentos falsos sobre mujeres y a espaldas de éstas, incluso prescribiendo internamiento psiquiátrico, para entregarlos a los maridos).



No es hasta Enero 2009, cuando el Colegio de Médicos de Madrid comunica el archivo de otra denuncia de escándalo a Enrique Rojas (la 3ª denuncia conocida, quizás haya otras en las que el denunciante calla, por el desgaste que supone la lucha del ciudadano ante organismos que actúan como les viene en gana para encubrir a sus "amigos", typical spanish) que debido a los documentos que se habían iniciado a publicar en internet, el Colegio de Médicos de Madrid, se decide a informar según le consta, sin inventar especialidades a los médicos "amigos o que caen en gracia", denunciados".























De esta forma se torea al ciudadano de a pie al que se le ha estado informando en su perjuicio e impidiendo la defensa de sus intereses, hasta que su caso prescribe,



Resolución a la denuncia que se presenta en el Colegio de Médicos de Madrid en Junio 2008. Se denunciaba y probaba que Enrique Rojas se identificaba y venía haciendo creer que era "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" desde 1984 y era falso. Observad la declaración de Enrique Rojas, las pruebas que se presentan a lo largo de este blog y concretamente para comprobar la suplantación de identidad que realiza en los best seller de los que Rojas tanto alardea, resulta más fácil comprobar en http://librosenriquerojas.blogspot.com/


























(Izda. capturas de pantalla del anuncio en google de Enrique Rojas publicitando sus libros, donde los vende todos como "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, para "vender", nunca es titular de una cátedra o dos, que no existen en la Fac. de Psicología o Psicopedagogía, como aparece en bastantes de sus publicaciones. "Para vender", Rojas utiliza siempre una cátedra real. El negocio es el negocio ¡que no surjan dudas!).

En el Colegio de Médicos de Madrid se presentaron todas las pruebas expuestas, más las que iban desde 1984 hasta la fecha de las publicadas en internet.

Y no existe ninguna Facultad de Psicopedagogía en el "centro Universitario Villanueva" (grupo Fomento, Opus Dei), como hemos explicado en entradas anteriores (información fácilmente contrastable también por internet; ni siquiera existe Facultad de Psicopedagogía en la UCM), pero he aquí que aparece un Decano de una Facultad de Psicopedagogía que no existe, llamado D. Juan José Javaloyes, que tiene a bien emitir un doumento acreditativo a Enrique Rojas, que el Colegio de Médicos de Madrid da como válido aunque no aporta nada en defensa de Enrique Rojas respecto a los hechos denunciados.

De esta forma y con estos enjuagues, Enrique Rojas se mantiene en activo y forrándose, aquí en España, Estado de Derecho, soberano y aconfesional.

Nota: Las víctimas de Enrique Rojas, nunca tienen pruebas de las fechorías que lleva a cabo Enrique Rojas, ajenas a cualquier ética, no sólo a la ética médica.

Enrique Rojas no daba ningún documento escrito a la víctima. "Los papeles" se los da a sus cómplices. La situación posterior si se denuncia es "palabra de catedráyico UCM" contra la de un ciudadano etiquetado por "el catedrático UCM".




Las dos víctimas que hemos llegado a juicio, hemos encontrado las pruebas en los documentos emitidos por Enrique Rojas sobre nosotros, a nuestras espaldas, en los juzgados, en los procedimientos judiciales que se habían abierto (en mi caso, nunca fui informada de los mismos, los juzgados procedieron sin informarme de lo que pesaba sobre mí y no tuve opción a defensa).

Como he dicho antes, ciudadanos hormigas sin valor alguno para los caciques aunque nos digan que somos la "Suma de todos" y otras lindezas.




Después de casi 13 años de lucha en un caso que debería haber sido instruido de oficio, a Enrique Rojas se le va a juzgar esta semana. Hasta casi los 10 años no fui citada para dar mi versión de los hechos y el juzgado de instrucción solicitó archivo tras archivo sin haber oído a ninguno de mis testigos. No realizó ninguna diligencia para probar que Enrique Rojas no era, ni había sido "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" y según mi abogado, tampoco admitió nuestras pruebas.

Espero que mi lucha ayude a perder el miedo para desenmascarar a este tipo de individuos y sobre todo que sirva para que en este país, no se vuelvan a llevar a ninguna mujer de madrugada por expreso deseo de Enrique Rojas, en mi opinión, un psicópata opusino al servicio del dinero, de cualquier cosa que le ayude a subir y de su narcisismo.

De momento, mi lucha sólo ha servido para sentar a Enrique Rojas en el banquillo de un juzgado penal. Estamos en vísperas del juicio y Rojas sigue con su cebo de "catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid" publicitando sus libros con anuncios en google. Más seguridad en su impunidad y cara dura imposible.

6 comentarios:

Ana A dijo...

Isabel, mucho ánimo con tu juicio, ya nos contarás lo que te parezca.

Isabel C dijo...

Gracias Ana.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Isabel C dijo...

Anónimo, he suprimido el comentario, cuando lo he visto (salen directamente), pero no te preocupes, no pasa nada; lo que decías no es ningún secreto.
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Isabel, está claro que E. Rojas te ha hecho algo, y te he dejado muy afectada.

Pero 75 posts en 2 años no parece algo muy normal, lo estás llevando a extremos obsesivos.

¿Por qué no pones las denuncias y lo olvidas? No creo que sea bueno que siga ocupando tanto tiempo de tu vida. Te lo digo con todo el cariño.

Isabel C dijo...

Por qué no lees el blog y te enteras desde cuando lo estoy denunciando y cuando se le va a juzgar?

No hace falta que contestes, sé q el blog lo has leído de cabo a rabo.
Vienes con el mismo cuento que ha difundido Enrique Rojas, desde que ha visto claro que lo iban a juzgar. También dice q soy una obsesiva por denunciarlo, aunq en realidad a él lo que le molesta es q lo destape.

Pues..., bendita obsesión!! Ojalá todos hiciérais lo mismo con los criminales y corruptos que os vais encontrando en la vida.

Una cosa... ¿no serás tú la obsesiva?. Dedicarte a contar los posts q he escrito en un año, no viene a cuento. Puedo escribir 75 o 75 mil, está permitido (lo q no está permitido es emitir certificados oficiales médicos con falsedad sobre mujeres para entregarlos a maridos, eso, es criminal).

También te has molestado en dejar el mismo comentario en diferentes posts (aunque si lo q pretendes es difundir la idea de que soy obsesiva, tendrías q dejarlo en muchos más).

Y otra cosa... ¿no serás una traficante de influencias?