jueves, 20 de agosto de 2009

¡Qué lección!



Si fuera cierto - como dice la Constitución - que todos tenemos los mismos derechos, estoy segura que además del documento de la entrada anterior - que no sirvió de nada -, se hubiese hecho algo más.

Y muchísimo más, si en esas luchas de Enrique Rojas de las que este Dpto. de la UCM quiere mantenerse alejado, hubiese alguna víctima familiar, amigo, pariente ... de algún integrante del Dpto.



Si se cumpliesen los códigos éticos, civiles y penales ... el corporativismo y el tráfico de influencias no serían los grandes cánceres de la democracia y el Estado de Derecho.

2 comentarios:

Julia dijo...

Querida amiga, no he podido leer todo lo que has recopilado y no he querido leerlo. A este sujeto lo conozco hace muchíiiisimos años y sólo puedo decirte que cualquier cosa que digas me la creo. Es un fraude. Ningún medio de comunicación que tenga el mínimo rigor científico, decencia y ética le promocionaría. Ha montado un gran aparato de propaganda y eso es todo lo que es. Me uniré a cualquier acción para desenmascarar a este tipo meapilas. No sé si lo sabes o lo has escrito (no he tenido valor para leerlo todo, lo confieso) es del Opus Dei y, al parecer, es su poderosa esposa la que lleva todos sus NEGOCIOS. Porque es de eso de lo que se trata de puros negocios.

Tienes mi solidaridad y afecto

Saludos

Isabel dijo...

Hola Julia. Gracias por venir por aquí pero... lo promocionan. No lo entiendo, pero es así y además los medios que lo promocionan, repiten sus mentiras - al igual que él -, como si fueran verdades.
De qué lo conoces?
Para mí, es pura mentira, marketing, un captador para el Opus Dei (esto le proporciona consideración y prestigio dentro de la organización) y, un terrorista de pluma, papel y telef. en lugar de bombas y pistolas.

Personalmente, de la mujer, no sé nada, aunque otros afectados sí me han dicho que es la promotora de sus ideas. La verdad, no sé... A mí me parece tan sinvergüenza, que se puede bastar él solito. Creo que lo que la mujer le proporciona son los contactos (la gente que se moja y pringa por él).
Quienes sepáis más, deberíais contarlo. Con algún punto de partida, ya se iría investigando más en alguna dirección.
Un saludo, Julia.